Contexto de los últimos años​

En marzo del 2017, un escándalo que sacudió a la industria digital y tomó sentido de urgencia cuando se publicó una investigación que descubrió que YouTube exponía a las marcas con pauta en pre-rolls de videos con contenido de terrorismo, racismo, pedofilia, etc. que incentivaban el odio y la violencia. 

Esto generó un boicot de más de 250 marcas en todo el mundo como P&G, J&J, PepsiCo, Volkswagen, Toyota y Walmart entre otros, quienes recortaron su presupuesto publicitario en esas plataformas para su seguridad de marca (Brand Safety). 

A partir de allí, las marcas exigieron mayor transparencia (a Google y a Facebook principalmente) y que 3ras fuentes puedan auditar campañas. Y, poco a poco, se fueron implementando controles y soluciones, pero también se van creando nuevas formas de seguir transmitiendo mensajes nocivos.

*(Fuente:Marketing Land  https://marketingland.com/google-youtube-brand-safety-timeine-218317 )

En el 2019 surgió otra ola de escándalos cuando descubrieron que el algoritmo de YouTube beneficiaba a la recomendación de una red de pedofilia, con comentarios en videos de niños y que, además, YouTube los monetizaba. 

Pareciera que las plataformas y las verificadoras toman medidas de cuidado, pero se van creando sistemáticamente nuevas formas de emisión de comunicaciones nocivas que ponen en riesgo y amenaza a las marcas. 

En este sentido, Facebook reforzó la revisión humana de contenido, pero en Facebook Business Help Center publicó: “Ten en cuenta que Facebook intentará asegurarse de que tu anuncio no aparezca en las categorías que excluiste. No obstante, no puede garantizar que tendrá éxito el 100% de las veces”. Por ende, la seguridad nunca es 100% completa.

*(Fuente: Matt Watson investigation published by TechCrunch https://www.youtube.com/watch?v=O13G5A5w5P0&ab_channel=MattsWhatItIs)